Desde 2010 la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid tiene en marcha un proyecto de viabilidad del empleo de productos de la región en propuestas de alta cocina y restauración.

El IMIDRA es el organismo encargado de conseguir la recuperación de las 41 variedades de tomates y 17 de melones identificadas hasta el momento con el objetivo de clasificarlas para la posterior puesta a disposición de los agricultores de la región de semillas seleccionadas. Tras medir su productividad, y realizar catas, se verificará qué variedades son más aceptadas por los madrileños.

Por ejemplo Madrid tiene entre sus variedades de tomates unos de los más valorados por su sabor, textura y aroma el sonrosado y el acorazonado de la zona de la sierra, que además ha llamado la atención de gran número de cocineros.

Compártelo en las redes:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Google+
Google+