Existen infinidad de modelos de recordatorios de este día tan especial. Desde las clásicas tarjetas, troqueladas con filigranas, o con impactantes efectos nebulosos combinando distintos tipos de papel cebolla, pasando por los marquitos de fotos y las bandejitas plateadas, hasta llegar a los muñequitos de niños o niñas vestidos de comunión, que suelen sujetar una tarjeta. Sea cual sea el elegido llevará impreso el nombre del niño o la niña, la fecha, y algún motivo religioso. El lugar idóneo para reservarlos son las papelerías e imprentas de su zona, o bien por Internet.

Bien para ahorrar, o bien por buscar la exclusividad del recordatorio, cada vez más padres se aventuran a hacerlos ellos mismos. Unas veces desde cero, como pueden ser las tarjetas de recordatorios, icluso en Internet existen plantillas, y otras adquiriendo los artículos a los mayoristas, para después imprimirlos ellos mismos o  llevarlos a serigrafiar.

Otra línea de recordatorio, quizá heredada de las celebraciones nupciales son las cajitas de chocolatinas, las figuritas decorativas, abrecartas, marcapáginas, etc.

Compártelo en las redes:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Google+
Google+