Sin quitar mérito y tradición a las cervezas extranjeras, debemos hacer mención de la tradición cervecera en España, en donde tenemos fábricas centenarias que aún hoy refrescan nuestros paladares. Además de contribuir a la economía nacional, todas tienen algo más en común, se beben frías. Destacremos sólo cinco, de la amplia oferta cervecera existente, todas ellas por su aceptación y originalidad.

Damm Inedit: Creada por los cerveceros de Damm junto a Ferrán Adriá. Elaborada con una mezcla de malta de cebada y trigo aromatizada con cilantro, piel de naranja y regaliz.

Cruz Campo Gran Reserva 1904: Cerveza cien por cien malta, de gran calidad. Intensa y equilibrada, con agradable final amargo. Graduación de 6,4º muy adecuada para acompañar cualquier tipo de comida.

Alahambra 1925: Es una cerveza extra con una graduación de 6,8º. Se distingue por su peculiar toque acaramelado y por su perfecto y refrescante amargor final.

Mahou Cinco Estrellas: Muy ligera y agradable y especialmente refrescante. Con una ligera acidez, sabor a cebada tostada y un correcto amargor final.

San Miguel 1516: Elaborada según métodos tradicionales. Fresca, amarga y con baja graduación, sólo 4,2º.

Compártelo en las redes:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Google+
Google+