La época menos escogida por los novios para casarse es el invierno, y la verdad es que siempre tienen una atmósfera muy especial. Es una época del año que permite un tipo de celebración totalmente diferente al resto del año, y consigue en muchas ocasiones que sean enlaces pintorescos y muy diferentes al resto.

Primero es una época en la que no tendréis ningún problema para concertar cita para el banquete, para elegir el fotógrafo, y muy especialmente el día de la boda ya sea por la iglesia o una ceremonia civil.

Además, si como es el caso de Castillo de Monteviejo, podéis contar con sierras nevadas en las cercanías, estos parajes harán las delicias del profesional de fotografía pues saldrá un reportaje fotográfico exclusivo y que siempre impactará a todo el que lo vea.

Las flores por excelencia de la temporada son las camelias y las campanillas de nieve. Utilizadlas para el ramo de novia y las diferentes decoraciones.

Como ideas para la decoración puedes elegir colores fríos como el blanco, el plata y el azul, si lo quieres orientar al invierno. Pero si están próximas las fechas navideñas te recomendamos que elijas el rojo, el dorado y el verde para los que decidan ambientar su boda en la Navidad. Con esto último podréis crear un ambiente mágico de una de las épocas del año más especiales: flores de pascua, abetos con guirnaldas, centros de mesa navideños, etc.

Y de la comida no os preocupéis, pues durante el invierno los gustos confluyen en la mesa, y los platos calientes y contundentes serán muy apreciados por todos vuestro invitados. Para los postres podréis ofrecerles tazas de chocolate, bombones, etc. ¡ Será una boda diferente!.

Compártelo en las redes:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Google+
Google+