El titanio es un metal seminoble que se utiliza en múltiples campos; desde la industria aeroespacial, a la fabricación de material quirúrgico de precisión. Desde hace unos años se utilizan cada día más como material en joyería para las alianzas de boda. Si bien es un tipo de titanio sometido a diferentes tipos de procesos que refuerzan su belleza para confeccionar joyas.

El titanio a diferencia del oro, es un metal que mal conductor de la electricidad y del calor, y con una ligereza y resistencia muy superior. Las alianzas de titanio difícilmente se arañan  y encorvan, por lo tanto son ideales para quien tiene miedo de estropear la alianza. No tienen mantenimiento alguno, es anti alérgico, y es uno de los materiales más duraderos junto a platino y tungsteno.

Otra de las grandes ventajas es que las alianzas de titanio son mucho más económicas que las realizadas en oro o platino, se pueden realizar en diferentes acabado de color iridiscente y combina muy bien con detalles en oro amarillo y platino.

Hace unos años alcanzó mucha popularidad las alianzas de oro blanco, y ahora le toca el turno al titanio, por que aún no siendo un metal precioso, es muy funcional y duradero, a parte de económico por lo que está teniendo muy buena aceptación en el mercado.

Compártelo en las redes:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Google+
Google+