Tienen el pelo rubio, lacio y largo, los ojos negros, son altas y corpulentas, sus caras son alargadas, pero no se confundan, son ovejas; las rubias de El Molar.

Es una de las razas autóctonas de la región y tan madrileñas como el que más.

Se caracterizan por la extraordinaria calidad de las carnes de sus corderos, de lo que dan fe las carnicerías y restaurantes de la zona de El Molar y el resto de poblaciones de La Campiña como el Vellón, Fuente el Saz, San Agustín de Guadalix, Valdetorres del Jarama y Colmenar Viejo, principalmente. La leche que aportan estas ovejas tiene unas cualidades indiscutibles para la elaboración de quesos artesanales, que hacen la delicia de los más queseros.

Internacionalmente se conoce a esta raza autóctona madrileña como “Somosierra Blond“.

Compártelo en las redes:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Google+
Google+