Cinco mil botellas de medio litro, o lo que es lo mismo, dos mil quinientos litros, esa es la producción anual de “El Mil”, el que se puede considerar el aceite de oliva más caro del mundo.

Y es que se vende hasta a 130 euros cada botella de medio litro, que es comercializado por la empresa El Poaig, y que es producido gracias a los frutos de 437 olivos milenarios de la variedad farga, en el Maestrat (entre Teruel y Castellón), con los que trabaja la cooperativa Clot d’en Simó.

Este oro líquido se presenta en caja de madera, y en un envase de porcelana combinado con vidrio para proteger el líquido de la luz y evitar la pérdida de la vitamina E. El canal de venta suele ser a través de Internet, y acaba en los paladares más exquisitos de Inglaterra, Estados Unidos, China, Hong Kong, Corea, Singapur o Australia, pues el 99% de la producción se exporta.

Incluso la revista “Time” lo incluyó en la lista de los 100 mejores y exclusivos productos del año, y es que poder saborear el producto que ofrecen los olivos milenarios, tiene su precio.

Compártelo en las redes:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Google+
Google+